Diario El Bono
SEXO

Mi cuerpazo deja virolo a mi jefe

Mi cuerpazo deja virolo a mi jefe

MEMORIAS DE UNA CHAMA

PAOLA (28). Hace tres años salí de mi tierra, Venezuela, con algo de dinero y muchas ilusiones en mi mochila. Pero, sobre todo, vine llena de esperanza, confiada en que todo me iba a ir bien. Tengo salud, juventud y una fresca belleza. ¡Qué más puedo pedir al cielo! Cuando llegué a Lima me presenté a diferentes trabajos y conseguí laborar en ellos. Soy servicial, responsable y seria en lo que me dedico. Pero con la pandemia la situación económica se volvió terrible para todos nosotros.

En esas carreras por encontrar empleo conocí a un joven empresario, que tras conocerme se hizo mi pana y me ofreció un puesto como empleada en su casa. Siempre llegaba puntual en las mañanas, hasta que un día lo ampayé en paños menores y, muy coqueto, él empezó a insinuarme cosas indecorosas. Era tan confianzudo que sugirió cambiar mis ceñidos pantalones por atrevidos vestidos, falditas cortas y escotes nada discretos.

Admito que mi jefecito es un catire (rubio) muy guapo y, como dicen aquí en Perú, está para envolver y llevar. Hasta que un día comenzó a calentarme el oído. En un momento, me di cuenta cómo me miraba las piernas cuando subía a una escalera a buscar un libro en el estante. Cierta noche salimos a tomar unos tragos. Con ese fino verso que domina, conversamos, la charla se volvió más interesante hasta que me propuso algo más íntimo. Ese día lo hice coronar.

Pero ahora todas las noches evalúo si debo continuar trabajando y, si es correcto acceder a sus exigentes pedidos, ya que tengo miedo de malograr mi reputación. ¿Qué me aconseja usted?

PAOLA

MI CONSEJO

No se debe mezclar el trabajo con la pasión. Hay que saber separar y marcar límites. Además, siempre debes ser respetuosa con tu jefe para que te respete. De ti depende salir airosa de este laberinto en el que te metiste.

Artículos relacionados

Sueño con volver a los brazos de mi ex

Diario El Bono

El verdulero se me declaró y no sé si lo voy a aceptar

Diario El Bono

Rayos y truenos me agarraron en pleno encuentro mañanero

Diario El Bono

Posturas y acrobacias durante la intimidad

Diario El Bono

Mi marido no quiere compartirme su AFP

Diario El Bono

Una relación saludable pero sin intimidad

Diario El Bono