Diario El Bono
SEXO

MEMORIAS DE UNA CHAMA

Mi ginecólogo me trae loquita

PATRICIA.- Cuando llegué a Lima busqué trabajo como secretaria en un centro médico. Ahora por la pandemia hay escasez de personal y necesitan más manos. Aprobé las pruebas y la entrevista para mi buena suerte. Luego de un intenso mes, terminé completamente exhausta y con un fuerte dolor en el vientre. ¡De padre y señor mío! Así es que fui al ginecólogo que atiende donde yo laboro.

Confieso que me dio mucha vergüenza desnudarme para las evaluaciones correspondientes. Sin embargo, al mínimo contacto de mi piel con sus gruesos y largos dedos, mi imaginación voló a mil por hora. Examinar cada parte de mi voluptuoso cuerpo se convirtió en una suave que caricia que ya necesitaba hace varios meses.

Nuestras miradas se cruzaron, nos sonrojamos y, al final, cruzamos esa delgada línea que separa a un médico de su paciente. Después me invitó a salir y su engolada voz me cautivó mucho más. Varios días después terminamos amándonos en su departamento. Descubrió cuán mujer soy y, desde aquel día, no dejo de pensar en él. Temo que esto vaya más allá y me enamore, ahora que lo veré cada mes para realizarme mis chequeos. ¿Usted qué me aconseja?

CONSEJO:

Piensa bien con quién te involucras porque te puede ir mal. Otra opción es buscar otro ginecólogo para evitarte cualquier problema. Pero si te gusta mucho, debes evaluarlo con calma, pero sin desesperación.

Artículos relacionados

Mi marido no tiene empleo y creo que está en malos pasos

Diario El Bono

Estoy harta de que mi pareja sea un ‘saco largo’

Diario El Bono

A mi chamo le falta una vacuna pero quiere viajar

Diario El Bono

Me gusta usar minifaldas, pero mi marido no me deja

Diario El Bono

Nuestra relación se desgastó y le dije adiós

Diario El Bono

Sueño con mi amigo 20 años, menor que yo

Diario El Bono